La Inteligencia Artificial es entendia por muchos como la inteligencia del futuro ya que permite que las empresas de cualquier industria y a los consumidores puedan entender en qué contexto podrán utilizar estas tecnologías y la magnitud del impacto que tendrán en su calidad de vida. No obstante, hay otros que la ven como una amenaza para la sociedad y la mente humana. Sin duda, vivimos en una época de grandes cambios y tenemos un futuro de grandes oportunidades por descubrir.

El diálogo, “Inteligencia Artificial” , impulsado por Mobile Week Barcelona, se plantea la futura autonomía de las maquinas y los robots. Los ponentes de la sesión  Ramón Lopez de Mántaras, director del Institut d’Investigació en Inteligencia Artificial (IIIA) del CSIC; Carme Torrasprofesora de investigación del CSIC y escritora; Fèlix Vinyals, director a Fèlix Vinyals Biotronic Art Studio; Jordi Albó, profesor asociado de la Salle – URL, jefe de innovación en Robótica Social a Everis-NTT DATA e investigador principal del proyecto Roboautism de la Tufts University, US; y Josep Marc Mingotco-fundador de Arcvi tuvieron una conversación acerca de cómo cambiará nuestro mundo o el modo en que nos influirá en nuestra toma de decisiones a causa de la Inteligencia Artificial.

Ramón López expuso que “el ser humano tiene una inteligencia muy diversa, estados mentales y conciencia, hecho que no sucede en las máquinas. Por muy sofisticadas que sean las máquinas o los robots del futuro, siempre serán distintos a los humanos porque el cuerpo determina la inteligencia de cada uno”. Según Jordi Albó, “Los robots sociales basan su sistema de control en el comportamiento de máquinas y personas y están diseñados para crear vínculos entre ambas.”

Josep Marc opina que “es necesario legislar la responsabilidad de los algoritmos y poner límites a la voracidad de los datos”. Félix Vinyals añadió que “necesitamos un debate ético y social antes de que aparezca la tecnología”. La jornada de debate llegó a la conclusión de que hay una necesidad de alinear la automoción con los valores humanos. La sociedad debe tener claro cuáles son estos valores y en qué contextos se desarrollarán.