Emprendimiento e Innovación, Smart Living

En verano desconecta del trabajo, no de la tecnología móvil

Imagen | Bluesmart

¿Pasaporte? Sí. ¿Dirección del hotel? Sí. ¿Guía de viaje? Sí. ¿Maleta? ¿Dónde está mi maleta? Cada año son cientos los pasajeros que pierden su equipaje en vuelos con escala internacional, maletas que para los más afortunados suelen aparecer al cabo de uno o dos días, pero para otros, tardan más de una semana o no llegan a aparecer.

El temor a perder la maleta es uno de los sentimientos que acompaña cada año al viajero, especialmente durante las épocas del año de mayor afluencia en puertos, aeropuertos y estaciones de tren o autobús. Ahora, sin embargo, gracias a la tecnología existen algunas soluciones para que el usuario pueda controlar en todo momento la situación de su equipaje.

Bluesmart es la primera maleta conectada del mundo. Concebida y desarrollada en 2013 por un grupo de amigos de Sudamérica, Asia y Estados Unidos con similar afición por la tecnología, los viajes y el diseño, esta solución ha supuesto una verdadera revolución en Indiegogo, plataforma con la que ha levantado 2 millones de dólares de financiación gracias a las aportaciones de más de 8.500 personas de 109 países.

A lo largo de los años las maletas han cambiado: en el siglo XXI todas son más ligeras, más seguras y disponen de compartimentos optimizados para guardar de forma efectiva todo tipo de equipaje. Aun así, hasta la irrupción de Bluesmart en el mercado no se podía decir que el sector hubiera experimentado una verdadera evolución. La maleta, nacida en Silicon Valley, dispone de candado digital, cargador de batería para dispositivos móviles, báscula digital —atrás queda el tener que ir pesando la maleta para ver si cumple la normativa aeroespacial— y hasta un compartimiento especial para dispositivos electrónicos. Pero lo más importante de esta maleta es la tecnología con la que viene equipada: tras su sincronización con el smartphone, el viajero podrá saber en todo momento dónde está su equipaje, y recibirá alertas a su teléfono cuando se esté desplazando. Con la red de sensores Bluesmart, se crea un mapa de calor que lo hace posible.

Pero eso no es todo. La maleta, además, es capaz de ofrecer informes a tiempo real recopilando las tendencias y los datos relevantes de los recorridos del viajero al que acompaña, desde los aeropuertos que ha visitado hasta el tiempo que ha pasado en cada país. Toda la información queda automáticamente registrada en la app Bluesmart del teléfono del usuario, ¿qué más se puede pedir?

El siguiente paso para el viajero es disfrutar del destino escogido sin percances de ningún tipo. Para ello puede contar con la ayuda de otra innovación relacionada con las actividades fuera de casa, especialmente en aquellas en las que el smartphone no tenga acceso a wifi o no tenga cobertura.

goTenna convierte el smartphone en una herramienta de comunicación que no necesita conexión a la red. Este artilugio genera su propia señal, lo que lo convierte en algo especialmente útil en actividades en la naturaleza, en grandes aglomeraciones, en aviones —funciona hasta en ‘modo avión’— y también en ascensores, sótanos y en el metro. En pocas palabras, el dispositivo permite enviar y recibir mensajes a través del smartphone y compartir la ubicación GPS con los demás en áreas donde no hay cobertura, utilizando las ondas de radiofrecuencia. La sincronización entre goTenna y el smartphone se realiza vía Bluetooth Low-Energy, por lo que es necesario que ambos dispositivos estén a menos de 6 metros de distancia.

Cada goTenna se coordina con todos los otros goTennas de alrededor: el alcance de la señal lo determinará en cada caso el terreno en que se esté utilizando. Sin duda, una herramienta que pronto se hará imprescindible para los amantes de los deportes de aventura o de los viajes a tierras exóticas.

El mundo conectado evoluciona: ¿preparado para empezar unas vacaciones smart?

SHARE: