Portada Escletxa-02

18.02.2016

Barcelona avanza hacia la igualdad de uso de Internet entre barrios

Accede al informe de La brecha digital en la ciudad de Barcelona.

La manera de acceder a la información y al conocimiento ha cambiado radicalmente en los últimos 20 años. La inmediatez y ubicuidad de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)  han propiciado una nueva manera de pensar, de vivir y de comunicarse. La transformación digital de los métodos tradicionales ha obligado a los ciudadanos a adquirir unas nuevas capacidades para adaptarse al nuevo entorno. Sin embargo, factores como la edad, la educación, el nivel de renta o la ocupación intervienen en este proceso, dando paso a lo que se conoce como ‘brecha digital’.

Concretamente, la brecha digital hace referencia a la desigualdad entre las personas que puedan tener acceso o conocimiento en relación a las nuevas tecnologías y las que no. Existen tres tipos de brecha digital: de acceso, de uso y de calidad de uso. En otras palabras, de capacidad de acceso y de conocimiento de uso de esa tecnología, así como de capacidad individual de uso de las herramientas que ofrece la red.

En el informe La brecha digital en la ciudad de Barcelona, elaborado por la Fundación Mobile World Capital por encargo de Ajuntament de Barcelona, se describe detalladamente el acceso, el uso y la calidad del mismo que los ciudadanos de Barcelona hacen de las TIC para detectar las desigualdades entre barrios y poder trabajar para solucionarlas. La voluntad de Ajuntament de Barcelona es poner las TIC a disposición de toda la ciudadanía, incorporando servicios de base tecnológica para mejorar la gestión de la ciudad y la relación con sus ciudadanos.

Barcelona es una ciudad conectada: de cada 100 ciudadanos, 85 se conectan a diario. La ciudad presenta unos índices de acceso y usos de Internet que la sitúan al mismo nivel que las principales capitales europeas. Aun así, la ciudad tiene el reto de mejorar la penetración en los barrios donde el nivel de renta y el nivel educativo presentan todavía brechas en el uso de las nuevas tecnologías.

El uso generalizado de Internet por parte de los barceloneses se refleja en que 2 de cada 3 ciudadanos responden a un perfil digital intermedio o avanzado: utilizan un mínimo de dos dispositivos para conectarse y han realizado por lo menos cuatro actividades en Internet en los últimos tres meses. Las actividades más comunes suelen ser la consulta del correo electrónico, la lectura de noticias y el uso de las redes sociales.

Informe-escletxa-digital-02

¿Dónde se encuentra la brecha digital de la ciudad de Barcelona?

Las variables que determinan si existe una brecha digital o no son la edad, el género, la ocupación, el nivel educativo, la nacionalidad, el lugar de residencia y el nivel de renta.

El informe concluye que ni el género ni la nacionalidad son factores que intervienen en la brecha digital en la ciudad de Barcelona. Ser hombre o mujer no determina el acceso y uso de Internet, una característica que equipara Barcelona con los países nórdicos europeos. Asimismo, aunque los ciudadanos de nacionalidad española se conectan más a Internet desde sus hogares y sus smartphones que los extranjeros, éstos utilizan otras vías para acceder a estos servicios.

La edad, sin embargo, sí que se establece como un criterio que afecta a esta brecha digital, especialmente a partir de los 64 años. Hasta esa edad, por lo menos 7 de cada 10 barceloneses dispone de smartphone con acceso a Internet, cifra que posteriormente disminuye. Sin embargo, entre los 65 y los 74 años, dos tercios de la población dispone de acceso a la red en el hogar, y casi la mitad también tiene smartphone.  Pese a ello, los intereses y las necesidades vitales de este estrato de la población los diferencian de los más jóvenes a la hora de usar estas herramientas.

Tres factores que determinan la brecha digital de la ciudad de Barcelona son la ocupación, el nivel educativo y el nivel de renta. Los estudiantes y los ocupados son los perfiles más conectados a Internet (un 90% dispone de Internet en el móvil), a diferencia de las personas que se dedican a las tareas del hogar y los jubilados. El uso que hace cada uno de estos colectivos de la red también es dispar: los estudiantes lideran los usos sociales; los ocupados, los administrativos; los desempleados, la búsqueda de empleo, y los jubilados los usos relacionados con la salud.

El nivel educativo es una factor importante en todos los barrios excepto en los de renta alta, donde las diferencias son menos perceptibles. Hay diferencias importantes según el nivel educativo tanto en el acceso como en el uso de Internet: las personas con menos estudios acceden diariamente a la red un 30% menos que las que han recibido una mayor educación. Respecto al uso, por ejemplo, se comprueba que las personas con mayor nivel educativo utilizan más a menudo los servicios bancarios y administrativos que las de menor educación.

Finalmente, el nivel de renta también determina la existencia de una brecha digital. Aunque el informe concluye que no existen diferencias importantes respecto al acceso a Internet entre barrios según el nivel de renta —el 79% de barceloneses residentes en barrios de renta baja disponen de smartphone, en comparación del 91% en los barrios de renta alta—, sí existen desigualdades en los usos que estos ciudadanos dan a estas conexiones. En los barrios de renta alta, por ejemplo, se consumen mucho más a menudo noticias de actualidad que en los barrios de renta baja.

Asimismo, cuando se cruza el factor económico con otras variables como el género, la edad y la educación, sí que se perciben desigualdades en el acceso, el uso y la calidad de uso de las TIC entre los ciudadanos de Barcelona. Por ejemplo, la brecha digital aparece de forma destacada en los barrios de renta baja en el caso de mujeres entre 65 y 74 años, con un nivel educativo bajo y que no trabajen o se dedican a tareas del hogar.

Los datos del estudio elaborado por Mobile World Capital Barcelona en colaboración con Roca Salvatella, así como su posterior análisis y las conclusiones derivadas del mismo, se pueden consultar directamente en la versión PDF del informe.