32946668541_1b7cebb30d_o

25.02.2017

La inteligencia artificial, motor de la cuarta revolución industrial

La Inteligencia Artificial es entendia por muchos como la inteligencia del futuro ya que permite que las empresas de cualquier industria y a los consumidores puedan entender en qué contexto podrán utilizar estas tecnologías y la magnitud del impacto que tendrán en su calidad de vida. No obstante, hay otros que la ven como una amenaza para la sociedad y la mente humana. Sin duda, vivimos en una época de grandes cambios y tenemos un futuro de grandes oportunidades por descubrir.

El diálogo, “Inteligencia Artificial” , impulsado por Mobile Week Barcelona, se plantea la futura autonomía de las maquinas y los robots. Los ponentes de la sesión  Ramón Lopez de Mántaras, director del Institut d’Investigació en Inteligencia Artificial (IIIA) del CSIC; Carme Torrasprofesora de investigación del CSIC y escritora; Fèlix Vinyals, director a Fèlix Vinyals Biotronic Art Studio; Jordi Albó, profesor asociado de la Salle – URL, jefe de innovación en Robótica Social a Everis-NTT DATA e investigador principal del proyecto Roboautism de la Tufts University, US; y Josep Marc Mingotco-fundador de Arcvi tuvieron una conversación acerca de cómo cambiará nuestro mundo o el modo en que nos influirá en nuestra toma de decisiones a causa de la Inteligencia Artificial.

Ramón López expuso que “el ser humano tiene una inteligencia muy diversa, estados mentales y conciencia, hecho que no sucede en las máquinas. Por muy sofisticadas que sean las máquinas o los robots del futuro, siempre serán distintos a los humanos porque el cuerpo determina la inteligencia de cada uno”. Según Jordi Albó, “Los robots sociales basan su sistema de control en el comportamiento de máquinas y personas y están diseñados para crear vínculos entre ambas.”

Josep Marc opina que “es necesario legislar la responsabilidad de los algoritmos y poner límites a la voracidad de los datos”. Félix Vinyals añadió que “necesitamos un debate ético y social antes de que aparezca la tecnología”. La jornada de debate llegó a la conclusión de que hay una necesidad de alinear la automoción con los valores humanos. La sociedad debe tener claro cuáles son estos valores y en qué contextos se desarrollarán.