Camisetas biométricas, lo último en wearables

Puede que alguno de nuestros lectores conozca ya algunas camisetas “interactivas”, de las cuales las que cambiaban de estado detectando una señal WiFi eran especialmente originales. Este concepto ha ido cambiando y evolucionando para tener aplicaciones mucho más ambiciosas y prácticas.

El ejemplo perfecto en el campo de la biometría y la mSalud (o mHealth) es OMsignal, una empresa con sede en Montreal que está atrayendo el interés de los inversores gracias a la combinación de un interesante sistema de sensores electrónicos integrado en camisetas interiores.

Estas camisetas se comportan como completos sistemas de monitorización de nuestro estado de salud, y recogen datos tales como el ritmo cardíaco, el ritmo respiratorio, los pasos que damos a diario, las calorías que quemamos con la actividad diaria e incluso el estado emocional gracias a la Variabilidad en el Ritmo Cardíaco (HRV).

Esos datos se transmiten al móvil, donde una aplicación específica desarrollada para este proyecto no solo los organiza y los presenta visualmente, sino que realiza determinadas tareas en base a esos datos. Por ejemplo, envía mensajes a un familiar o contacto de emergencia en caso de que el ritmo cardíaco sea muy elevado.

Otra empresa muy implicada en estos esfuerzos es Carré Technologues, responsable de otra camiseta muy similar a la que han llamado Hexoskin y que al igual que OMsignal registra distintos apartados de nuestra actividad física, algo que la hace útil tanto en el ámbito del deporte como en el ámbito de la medicina. Los responsables de este proyecto ya han logrado superar la cantidad buscada en su campaña de financiación colectiva y el desarrollo por tanto se pondrá en marcha para ofrecer las primeras camisetas en febrero de 2014.

Camisetas, pulseras, relojes, todas alternativas válidas

Los responsables de estos proyectos defienden una ventaja fundamental de sus desarrollos frente a otros como las pulseras, “anillos conectados”, smartphones con sensores o relojes inteligentes que también están copando el mercado últimamente: estas camisetas se llevan de forma mucho más natural, y contienen sensores avanzados que otros dispositivos no integran.

En Hexoskin por ejemplo presumen de poder medir, al igual que OMsignal, la variabilidad de la frecuencia cardíaca o respiratoria, no centrándose solo en el podómetro como otros productos. De hecho, ésa es la principal apuesta de estos dispositivos frente a las tradicionales pulseras como Fitbit Flex que cada vez están más de moda pero que se dedican más a medir la actividad física, sin tener tan en cuenta la relevancia que pueden tener en temas médicos.

Por supuesto, estos dispositivos también pueden tener sus pegas: llevarlos en lugares calurosos o incluso en la estación veraniega no parece factible por pura comodidad, pero por ejemplo en el caso de OMsignal hay una edición para esa estación y otra para cuando comienza a hacer frío.

Puede que la solución perfecta se sitúe a caballo entre esas alternativas: una pulsera capaz de registrar todos esos datos sería, por ejemplo, un buen complemento en la tecnología integrada en la ropa, y es probable que no tardemos en ver dispositivos similares. Nuestros teléfonos móviles, cada vez más cargados de sensores, también podrían convertirse en perfectos recolectores de nuestro estado de salud –más allá de lo que logran en estos momentos– y estos esfuerzos demuestran la vocación de estas empresas y otras muchas por lograr que el control de nuestra salud a través del móvil esté a nuestro alcance de una forma mucho más transparente y potente.

Imagen | OMsignal