La historia de Airbnb: soluciones innovadoras a problemas habituales

11 millones de pernoctaciones desde su creación. 150.000 cada día. Una oferta de más de 600.000 de apartamentos y habitaciones en todo el mundo. Estos son los números de Airbnb, la empresa fundada por Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk en 2008 y que ha revolucionado el sector de los hoteles tradicionales.

Precisamente Blecharczyk, CTO de Airbnb, ha sido el encargado de dar la primera charla de 4YFN, el evento de emprendimiento y startups que ha comenzado hoy en Barcelona en el marco del Mobile World Congress. Airbnb no fue su primera empresa, ya que en el instituto Nathan ya había montado su primera ‘startup’, llegando a facturar 1 millón de dólares con clientes en 20 países diferentes. Después de licenciarse en computer science en de Harvard trabajó en Microsoft, OPNET Technologies y Batiq, y en 2008, tras pasar por la prestigiosa aceleradora de startups Y Combinator, fundó Airbnb.

Los inicios de Airbnb

Pero la historia de Airbnb había empezado unos meses antes: en octubre de 2007 el alquiler del apartamento en el que vivían Brian y Joe en San Francisco subió un 25% de la noche a la mañana. “Vimos que el fin de semana siguiente había una conferencia en la ciudad y decidimos crear una plataforma para que los asistentes tuviesen una alternativa barata a los hoteles”, recuerda Blecharczyk. De esta forma podrían ganar unos dólares para pagar el apartamento. El proyecto se llamaba Airbed & Breakfast, esos días ganaron 1.000 dólares e hicieron amistades que se mantienen en el tiempo.

Al principio la web era un simple directorio de habitaciones y apartamentos, pero pronto se dieron cuenta de que la clave para que la iniciativa saliese adelante era la seguridad, la confianza entre huéspedes y anfitriones. Con la finalidad de facilitar el proceso de reserva crearon una nueva web que solo requería tres clicks para encontrar una habitación.

Be a ‘cereal’ entrepreneur

La historia de Airbnb: soluciones innovadoras a problemas habituales

Toda startup necesita tres cosas: notoriedad, tracción y financiación. Airbnb no tenía ninguna de estas tres características en sus inicios pero sus tres fundadores buscaron formas para alcanzarlo de una forma rápida e innovadora.

“Una de ellas fue aprovechar la convención del partido demócrata que tuvo lugar en el verano de 2008 y en la que Barack Obama fue escogido como candidato a la presidencia”, afirma Nathan. “Había mucha gente de la ciudad que quería irse para evitar aglomeraciones y muchos de fuera que querían venir a vivir este momento histórico. Aprovecharon el tirón para lanzar la web y ofrecerle a todos los visitantes una forma barata y diferente de encontrar alojamiento. El lanzamiento fue un éxito y la iniciativa les llevó a aparecer en noticias a nivel nacional.

“Pero las startups pasan por altos y bajos”, dice Nathan. “Necesitábamos financiación y no la teníamos. ¿Qué podíamos hacer?” Utilizando el contexto político antes de las elecciones americanas, los tres fundadores decidieron crear cajas de cereales con la cara de Obama y McCain, el candidato republicano. Cogieron las cajas, se las enviaron a periodistas de todo el país y las pusieron en venta en una web por 40 dólares cada una. “En pocos días ganamos 3.500 dólares y pudimos financiar las próximas semanas de la empresa. A los periodistas les encantó la historia y Airbnb apareció en la portada de la CNN.”

Después llegaría la participación de la empresa en Y Combinator y el despegue definitivo. “El camino es duro”, reflexiona Blecharczyk. “Montar una startup, una empresa, no es sencillo. Tienes que ser astuto y pensar en soluciones innovadoras para problemas habituales”.