6 innovaciones en museos que te dejarán con la boca abierta

Pic | Imamusemum

¿Un teléfono móvil o tablet como pieza de museo? En algunos sitios esto ya está sucediendo, y quizá todavía no es lo más habitual, pero son varias las obras que se sirven de estos dispositivos para hacer arte con funciones de lo más variadas e intentando sacar máximo partido a esta tecnología.

Después de conocer cómo los artistas utilizan los dispositivos móviles para diseñar, ahora os queremos hacer descubrir 6 sorprendentes proyectos tecnológicos que llegan a los museos.

Stqry

6 innovaciones en museos que te dejarán con la boca abierta

Por supuesto, siendo la capital mundial del móvil, Barcelona también disfruta de un espacio de exhibición donde aprender todo lo que se puede hacer con el móvil y cómo éste cambia nuestras vidas.

La aplicación del Centre (disponible para Android y iOS) permite aprovechar al máximo la visita, mediante más de un centenar de aplicaciones de realidad aumentada (vídeos, juegos, información adicional sobre múltiples aps, y un largo etc.), pero si no tienes smartphone no te preocupes, los traders del espacio te cederán una tablet para que puedas disfrutar de la visita. El espacio además, está situado en plaza Cataluña, en pleno corazón de Barcelona, mostrando así el compromiso de la ciudad con la divulgación de las tecnologías que tenemos al alcance de nuestra mano.

ARART

Probablemente la primera aplicación que se le dio al teléfono móvil en una exposición fue la de los populares códigos QR. Se trata de una imagen codificada de cierta forma que, al ser escaneada por la cámara, nos ofrece una información adicional en formato de texto, enlace o (como en el caso del Cleveland Museum of Art), una audioguía.

Partiendo de esta base y sumando la geolocalización, descubrimos Stqry, una aplicación que te permite conocer la historia que hay detrás de diferentes lugares de interés en museos, zoos o en la calle. Primero podemos localizar el contenido con un mapa y, luego, mediante un código QR podemos ampliar la información. De momento, esta aplicación sólo está disponible en Nueva Zelanda, Seattle y San Francisco.

Minecraft en el Powerhouse Museum de Sydney

En Sydney prefirieron ir a lo grande y, en lugar de QR, recurrieron a una tecnología más avanzada, la realidad aumentada. En este caso el dispositivo móvil reconoce lo que vemos a través de la cámara y nos aporta nuevo contenido a nuestra propia realidad con imágenes virtuales superpuestas. Como en el Powerhouse Museum siempre han presumido de ser pioneros en aplicar tecnología, tuvieron la maravillosa idea de adaptar su museo al popular diseño del videojuego Minecraft. El vídeo lo dice todo.

Mobile World Centre

La invasión de la tecnología en los museos no ha hecho más que comenzar. En pocos años será habitual ver apps para ver obras en un smartphone o tablet. Pero no sólo eso, sino que hay otro terreno que ya estamos empezando a explorar: el smartwatch.

A principios de 2014 ya se pudo disfrutar de la primera exposición con fines artísticos mediante el uso de estos gadgets. Seguro que no es la última que vemos.

Siguiendo con el camino de la realidad aumentada encontramos una original propuesta de los japoneses Kei Shiratori y Takeshi Mukai. Nada más y nada menos que dar vida a algunas de las obras de arte más populares cuando las enfocamos desde nuestro dispositivo móvil. Por ahora la app está disponible para iOS.

De momento sólo funciona con un determinado número de obras, pero se ofrece la posibilidad de aumentar el número de objetos animados en los talleres que ofrecen los creadores de la aplicación. Todo un museo en el móvil.

El museo de Anne Frank en Amsterdam

Si el smartphone se caracteriza precisamente por ser un dispositivo móvil, ¿por qué no sacar el museo a la calle? Eso han hecho en la capital de los Países Bajos el museo de Anne Frank con una aplicación que nos permite recorrer la ciudad y superponer fotografías de la vida de la víctima del nazismo en los mismos lugares donde los hechos ocurrieron. Una forma de ampliar la exposición y poner en contexto al espectador.

Smartwatch en museos, el próximo paso