No todo son apps, la realidad aumentada se aproxima a las aulas

Imagen | turkletom

Las apps educativas facilitan el proceso de enseñanza-aprendizaje en las escuelas y además facilitan el trabajo de los profesores. Sus ventajas son múltiples aunque requieren de una adecuada planificación y ejecución para que funcionen correctamente.

Pero el mundo educativo comienza a experimentar con mayor cobertura la incorporación de la Realidad Aumentada (RA). Existen ya eventos que la abordan para analizar sus efectos, así como para demostrar sus capacidades. Un ejemplo de ello es la quinta edición de la Educational IT Solutions Expo de finales de mayo en Tokyo, Japón. En la edición de 2014 participaron 600 empresas relacionadas con el sector y asistieron más de 25 mil personas, siendo un buen indicativo de que el futuro luce prometedor.

No todo son apps, la realidad aumentada se aproxima a las aulas

Foto: Jugando con la mona en realidad aumentada del Museo Natural de Historia del Reino Unido.

Primeros usos educativos

En la educación hay diversas entidades que hacen uso de la RA. Un ejemplo es el Museo Natural de Historia del Reino Unido que, gracias a la RA, desde su web permite conocer a Lucy, un australopithecus de 3.3 millones de edad considerado uno de los primeros humanos en la tierra.

El uso de la RA dentro de las escuelas de educación básica es de mayor calado gracias al impacto emocional que genera en un pequeño que apenas va conociendo el mundo que le rodea. Además, como comenta el profesor Todd Nesloney en un artículo, “la RA aporta nuevas dimensiones al aprendizaje”. El mismo profesor señala que los educadores saben que el aprendizaje se arraiga cuando además de la lectura y la escucha se agrega la creatividad e interacción. Esto es precisamente lo que la RA aporta.

El uso específico de la RA es muy variado y existen múltiples herramientas y aplicaciones que brindan experiencias diferentes. La empresa Aurasma ofrece varias, como una app que escanea una foto de un personaje y segundos después permite ver en la pantalla de tu dispositivo (smartphone o tablet) su biografía. Existen apps similares de reconocimiento para aprender sobre las plantas, libros, cuerpo humano, animales, etc.

¿Te interesa conocer más apps de RA para educación? Chris Beyerle lista hasta 32 diferentes relacionadas con el tema. Obviamente existen instrumentos más sofisticados que crean una RA, pero tienen un mayor costo y su uso requiere mayores capacidades técnicas y humanas. Las escuelas de medicina son algunas instituciones académicas que se enfrentan a estos obstáculos, pues sus instrumentos son complejos y requieren años de investigación.

No todo son apps, la realidad aumentada se aproxima a las aulas

Foto: Jamuraa

¡Pero cuidado, antes debes considerar todo esto!

Para aquellos profesores que han experimentado con la RA en sus clases y se enfrentan a algunos retos o bien tienen planeado incorporar esta herramienta al proceso educativo, el estudio “Making it real; Exploring the potential of Augmented Reality for teaching primary school science” presenta conclusiones sobre ciertos requerimientos de diseño en la incorporación de aplicaciones de RA al proceso de enseñanza:

  • Flexibilidad – El contenido de la RA debe ser flexible, de modo que los profesores puedan adaptarlo a las necesidades individuales de cada estudiante. Debe ser posible agregar o remover elementos y cambiar la velocidad de las animaciones.

  • Contenido – El sistema de RA debe entregar contenido en la misma cantidad, calidad y tiempo que lo hacen los métodos tradicionales de enseñanza. Un sistema con contenido limitado o mediocre tenderá a desaparecer así como a frustrar y desilusionar al usuario.

  • Exploración – Los niños estudiantes deben ser capaces de explorar contenido en RA y esta exploración debe ser cuidadosamente sustentada, de modo que sirva para maximizar las oportunidades de aprendizaje.

  • Contexto Institucional – El desarrollo de aplicaciones de RA educativas debe tomar en consideración la naturaleza y limitaciones del contexto institucional en el cual serán operadas. Esto significa que hay beneficios si se diseñan poniendo como elemento central al usuario.

Por ahora, y dadas sus implicaciones tanto económicas como sociales, burocráticas, capacitivas y metodológicas, incorporar sistemáticamente la RA en el proceso de enseñanza-aprendizaje es un lujo que pocas escuelas pueden darse. Sin embargo, es un lujo al que, muy pronto, miles de escuelas alrededor del mundo podrán acceder debido a los avances tecnológicos y a la disminución de costos que se van generando día tras día.