Las zonas urbanas crecen a una gran velocidad. Cada se hace más evidente la necesidad de encontrar soluciones para hacer de las ciudades lugares más sostenibles y gestionar los fluxes de personas en áreas de gran congestión.

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado, en el marco del Smart City Expo World Congress 2016 (SCEWC), un proyecto piloto para controlar los flujos de visitantes en los alrededores de la Sagrada Familia. El proyecto se ha desarrollado conjuntamente con Eurecat y la Fundación Mobile World Capital Barcelona y cuenta con el apoyo de GSMA.

El objetivo del estudio es la obtención de unos indicadores que permitan mejorar la oferta turística, reforzar los servicios de transporte y servicios públicos y crear ofertas más personalizadas en función del origen o perfil de los visitantes. Mediante la instalación de sensores wifi, GSM y cámaras 3D, se han registrado y monitorizar los desplazamientos durante 4 semanas del mes de julio, para conocer los perfiles y patrones de comportamiento de las personas que visitan la en torno al templo.

Los primeros datos, presentadas por Bàrbara Vallespín, directora del área de transformación digital de Mobile World Capital Barcelona, y Marc Torrent, director del Big Data Center of Excellence Barcelona, apuntan los principales puntos de acceso y salida de los visitantes. Un 80% de los turistas sólo visitan los entornos de la Sagrada Familia y las horas de mayor afluencia de la zona son de 10 a 12 de la mañana. Sólo un 25% de los visitantes son de procedencia extranjera, mientras que casi un 50% son visitantes procedentes del Sido Espanyol.

Agustí Colom, regidor de Turismo y Empresa del Ayuntamiento de Barcelona ha remarcado que el uso del proyecto «es potencialmente reproducible a otros espacios de alta frecuentación”. Además, “este es un claro ejemplo de como permitir la mejora del turismo y la gestión de los suyos impactes en el tejido urbano en espacios de elevada frecuencia, la cual cosapermetrà mejorar la calidad de vida de la ciudadanía».