El proceso de la transferencia de tecnología es uno de los indicadores más preciados para valorar el estado de salud de las relaciones entre las universidades, los centros de investigación, las startups y las empresas. La tecnología aplicada para el emprendimiento corporativo y la innovación es fundamental para incrementar la productividad, la competitividad empresarial y el incremento de los ingresos.

Las relaciones entre el ámbito del conocimiento y la investigación y el mundo empresarial determinan no sólo el valor añadido de productos y servicios, sino que son esencialmente una fuente clave de ventaja competitiva en un mundo globalizado como el nuestro. El próximo Mobile Talks, que tendrá lugar en ISDI Madrid, el 5 de Julio de 9.30 a 11 horas, abordará y profundizará en las implicaciones de la transferencia tecnológica, con la participación de un grupo de expertos desde una perspectiva internacional.

La transferencia de tecnología desde los centros de investigación y universidades hacia el mundo empresarial es uno de los puntos clave de la innovación de un territorio. Actualmente, en un ámbito global que tiene como retos más importantes el aumento de la competencia y las actividades de producción móviles y fragmentadas geográficamente. Tal como señala la OCDE, tecnología e innovación son una fuente fundamental de ventaja competitiva sostenible y un foco central de la política económica.

Los conocimientos científicos y tecnológicos constituyen elementos esenciales para lograr una posición de ventaja en todos los ámbitos del desarrollo humano. Es prácticamente imposible encontrar un área en la cual no esté presente de forma manifiesta la tecnología: desde operaciones sencillas y cotidianas como el pago de un servicio de transporte público, hasta la generación de energía nuclear o la exploración espacial. Todo este conjunto de conocimientos tecnológicos es de altísimo valor, no solamente estratégico y político, sino también económico.

La innovación y la tecnología son elementos decisivos para la productividad per capita a largo plazo, y para que las empresas crezcan a nivel económico. La receta para que se produzca una buena transferencia tecnológica es promover que universidades y centros de investigación cooperen con emprendedores y compañías que puedan poner en marcha pilotos en fases posteriores al período de desarrollo de una solución tecnológica.

Al final, la transferencia tecnológica es, si se quiere, una forma de externalizar el coste de desarrollo de tecnologías necesarias para el producto final. Monetizar un proyecto científico es una de las señales para medir el éxito de la transferencia tecnológica de éste. La clave del proceso óptimo de transferencia de tecnología es la cooperación de todos los actores involucrados.

Concentración de conocimiento

Programas como The Collider de Mobile World Capital impulsan proyectos tecnológicos y digitales de las mejores universidades y centros de investigación, identifican y encarrilan el mejor talento empresarial y científico, y crean compañías con un alto potencial científico para encarar problemas industriales complejos.

Aunque la nueva realidad económica global permite que surjan nuevos y potentes actores, como China, se produce lo que se denomina una «concentración de conocimiento», en la que solo en una pequeña parte del mundo se ubican los principales productores de conocimiento tecnológico. Solamente, un 15% de la población mundial —en especial Estados Unidos y la Unión Europea— provee la mayor parte de las innovaciones tecnológicas del mundo, mientras que menos de la mitad de la población mundial es capaz de adaptar esas tecnologías en la producción y el consumo.

Más información al web MobileTalks