La feria de Barcelona ha tenido, un año más, un gran protagonista: la auténtica estrella de la electrónica de consumo a día de hoy sigue siendo el smartphone. Los titanes de la tecnología de todo el mundo se han dado cita en Barcelona para mostrar los nuevos modelos de sus teléfonos inteligentes.

Sin duda, si una tecnología ha conseguido hacer sombra a los móviles, han sido los wearables. Más concretamente los relojes inteligentes, que han acaparado gran parte de la atención en este MWC. Las marcas se han percatado de que la tecnología empieza a trasladarse del bolsillo a nuestra muñeca. Así, firmas como LG o Huawei han aprovechado el escaparate de Barcelona para presentar al mundo nuevos smartwatches con los que intentarán plantar cara al esperado Apple Watch.

Junto a los relojes inteligentes, encontramos también otros dispositivos de la internet de las cosas como las ‘fitbands’. Una de las más destacadas ha surgido del acuerdo entre HTC y la firma deportiva Under Armour: la HTC Grip. Una pulsera que está equipada con el novedoso sistema UA Record, que permite guardar, analizar y comparar los registros de los entrenamientos.

Otra de las tecnologías que han despuntado en la última edición de Mobile World Congress es la realidad virtual. Si bien no hace mucho tiempo, con la llegada de las Oculus Rift, despertó el interés de muchos, no ha sido hasta el Mobile World Congress cuando hemos visto los primeros modelos de las grandes firmas; entre otras, la compañía taiwanesa HTC que se ha aliado con Valve para crear las HTC Vive. También como consecuencia de una alianza se han podido ver en Barcelona las Samsung Gear VR, obra del trabajo conjunto entre Samsung y Oculus.

Para tener las gafas de realidad virtual de la firma surcoreana no tendremos que esperar demasiado, ya que se rumorea que podrían salir a la venta en otoño. La paciencia que nos sobre la podremos emplear en ver cómo se desarrolla otra de las tendencias que han marcado esta edición del MWC. El afán de algunas compañías por crear ecosistemas conectados ha quedado patente en la feria tecnológica barcelonesa.

Sin ir más lejos, Vodafone ha anunciado la puesta en marcha de una unidad de negocio para desarrollar la ‘smart city’, reduciendo hasta en un 50% los costes de servicios como el alumbrado o la recogida de basuras. Por su parte, Ford ha presentado una nueva versión de su innovador plan de movilidad inteligente, en el que las bicicletas eléctricas jugarán un papel fundamental. La firma automovilística ha presentado en Barcelona los modelos MoDe:Me y MoDe:Pro, con los que pretende paliar ciertos problemas de movilidad en las ciudades.

Una última tendencia que ha quedado patente en la edición 2015 del Mobile World Congress es que, más pronto que tarde, no nos hará falta monedero ni tarjeta de crédito a la hora de hacer compras. Los pagos móviles están ganando terreno, tal y como han demostrado empresas como Samsung o incluso Google, que han anunciado en la feria tecnológica de Barcelona sus servicios. Todo, claro está, para hacer frente a Apple Pay, la alternativa de esa firma de la manzana mordida que no se expone en Barcelona pero se hace sentir siempre.

Pero MWC también tiene espacio para el ciudadano de a pie, que al fin y al cabo es quien va a experimentar los beneficios de las tecnologías descritas anteriormente.

Más allá de las aplicaciones directas de sectores como el de los wearables (y su impacto en nuestra salud) o el smart (transformando las ciudades de medio mundo), MWC presentó varias iniciativas enfocadas a acercar la tecnología y la innovación a públicos de todas las edades, como es el caso del Graffiti Wall, las maquetas del futuro Smart City Campus y muchas otras.

Proyectos e iniciativas que, una vez más, volverán a Barcelona en febrero del año que viene.