Article  | 

El auge de los eSports | Todo sobre las competiciones de videojuegos

SHARE

En la última década, los eSports han crecido exponencialmente, obteniendo cada vez más seguidores y una inversión económica muchísimo mayor. El auge de los eSports ha revolucionado la industria del entretenimiento, y se ha convertido en uno de los focos de atención de los inversores de cara al futuro.

Teniendo en cuenta la popularidad de los eSports entre la población más joven, se ha vuelto imprescindible saber en qué consisten y qué ventajas puede ofrecer a las empresas. Con ocasión del Mobile Talk que tuvo lugar el pasado jueves 7 de octubre, ahondaremos en el mundo de los eSports, y explicaremos el futuro de esta nueva forma de entretenimiento en nuestro país y las posibilidades de colaboración que ofrece para las empresas.

Qué son los eSports

Los eSports o deportes electrónicos pueden definirse como una actividad en la que dos o más jugadores compiten en el entorno virtual de un videojuego. La competición puede llevarse a cabo de forma remota o presencial.

Aunque el llamado gaming de competición siempre tiene como base un videojuego, no todos los videojuegos se consideran eSports. Para ello, deben cumplir una serie de requisitos específicos. Las tres características fundamentales de un eSport son:

 

  • El enfrentamiento entre dos participantes o más.
  • La competición en igualdad de condiciones.
  • La creación de ligas y competiciones oficiales con un reglamento y equipos profesionales.

 

Por supuesto, los videojuegos de competición más populares también tienen otro rasgo distintivo: su popularidad masiva en forma de público presencial u online. Eso incluye la visualización en directo de la competición, así como su difusión en medios de comunicación y plataformas como Twitch o Youtube.

Orígenes de los eSports

Aunque el auge de los eSports es muy reciente, las competiciones de videojuegos tienen ya casi medio siglo de historia. El primer torneo de gaming oficial se llevó a cabo en 1972 en la Universidad de Stanford, en el que cinco jugadores compitieron en el videojuego Spacewar. A lo largo de los años 80, compañías como Atari organizaron más torneos para popularizar sus productos.

Sin embargo, el verdadero crecimiento en popularidad de los eSports tuvo lugar en la década siguiente. En Europa y Estados Unidos, el gaming se consolidó como actividad competitiva en los 80, mediante la organización de torneos de videojuegos de disparos, como Doom o Quake. Fue en Corea del Sur, no obstante, donde la competición de videojuegos alcanzó popularidad más pronto, gracias al aumento de redes de banda ancha. 

El crecimiento paralelo de los eSports en Asia y los países occidentales hizo que se multiplicaran los eventos deportivos de videojuegos y se creasen equipos profesionales. Hoy en día, los eSports pueden considerarse verdaderos eventos deportivos, y videojuegos como League of Legends o Clash Royale atraen a millones de espectadores, que crean comunidades virtuales en torno a las competiciones oficiales. 

Las competiciones de eSports

Existen competiciones de eSports para un gran número de videojuegos, tanto de forma profesional como amateur. Sin embargo, hay un número más reducido de ellos que atraen a un público global. Por encima de todos se encuentra League of Legends, el eSport más jugado del mundo actualmente. Otras competiciones como Dreamhack Duos de Fortnite también han alcanzado gran popularidad internacional. 

Como en los deportes tradicionales, las competiciones son organizadas por ligas. En España, actualmente existen cuatro ligas de eSports profesionales, cada una dedicada a un videojuego en particular: la Superliga Orange (League of Legends), la R6 Spain Nationals (Rainbow Six: Siege), la Unity League (Counter Strike: Global Offensive) y la Crown League (Clash Royale). Más allá de estas ligas, se organizan múltiples torneos y competiciones por parte de aficionados a los videojuegos que hacen que el número de competiciones de gaming sea muy difícil de calcular.

Los equipos profesionales del gaming competitivo alcanzan a menudo la popularidad de los deportistas tradicionales: es el caso del equipo vietnamita GAM eSports o la organización española G2 Gaming. Esta última cuenta con ocho equipos distintos y más de 12 millones de seguidores en Twitch. Su popularidad se debe en gran parte a la participación de G2 Worlds, el torneo más popular de League of Legends

 

El atractivo de las competiciones

Las competiciones de e-gaming tienen un público cada vez mayor: sólo en 2019, en España los eSports ingresaron un total de 35 millones de euros. El crecimiento de los videojuegos competitivos los ha consolidado como un sector económico de gran potencial y con muchas oportunidades de desarrollo. Pero ¿qué es lo que hace que estos eventos sean tan atractivos para el público? 

La respuesta es muy sencilla: además del interés competitivo que despiertan, de forma similar a los deportes tradicionales, los eSports tienen la ventaja de contar con el apoyo de las nuevas tecnologías: la retransmisión en directo de las competiciones, la creación de comunidades en torno a un videojuego y la participación de personalidades online como el locutor Ibai contribuyen a generar interés en el desarrollo de las competiciones. Todos esos factores hacen que distintos ámbitos empresariales puedan beneficiarse de las oportunidades que ofrece el eSports como nicho de mercado.

Nuevas ideas de negocio

Desde que se comenzaron a profesionalizar, los eSports han atraído a una gran cantidad de empresas que han actuado como inversores y patrocinadores de torneos, congresos y ferias relacionados con esta actividad. Aunque la colaboración con sponsors es una de las principales formas de inversión en el mundo del e-gaming, no es en absoluto la única.

Los eSports generan un amplio abanico de oportunidades para generar negocio en diferentes ámbitos:

  • Competición: Desde la creación de clubes a la organización de eventos, los torneos son el núcleo de los eSports y pueden generar grandes beneficios.
  • Marketing: El trabajo con patrocinadores es una oportunidad de generar publicidad en redes sociales y medios de comunicación tradicionales.
  • Comunicación: Las plataformas y canales especializados como Twitch o Mixer desempeñan un rol fundamental en la popularización de los eSports, y también generan ingresos considerables gracias al tráfico de usuarios de retransmisiones deportivas. Muchas empresas de comunicaciones, como Movistar, Orange o Neox, han apostado por la creación de contenido relacionado con deportes electrónicos. 
  • Formación: La creación de centros on-line para formar a nuevos talentos o el acuerdo con instituciones universitarias son algunas de las principales oportunidades que presenta el deporte electrónico.
  • Merchandising: Equipos como G2 ya cuentan con colaboradores para la confección de ropa y complementos que contribuyan a popularizar su marca. 
  • Tecnología: Los eSports han aumentado la demanda de equipamiento tecnológico para jugadores y espectadores. Existen empresas dedicadas al desarrollo de componentes y periféricos creados específicamente para el gaming de competición.

 

 El futuro de los eSports en nuestro país

En 2018, España era el duodécimo país del mundo con mayor audiencia de eSports. La disciplina cuenta con más de 2,5 millones de entusiastas en España, que siguen los torneos y competiciones con asiduidad. Se estima que el número crecerá todavía más cuando los eSports se consoliden como actividad deportiva profesional: el Comité Olímpico Internacional está valorando incluir los eSports en los Juegos Olímpicos, lo que podría dar el espaldarazo definitivo a este sector en auge. 

En este contexto, España es uno de los estados con más implicación en los eSports gracias a figuras populares como Ibai o Piqué, que incluso han fundado una empresa de e-gaming. Sin embargo, todavía existen retos para que se convierta en una potencia económica en el sector. Entre ellos se cuentan el apoyo a jugadores profesionales, la creación de un calendario oficial de competiciones y la coordinación entre las diferentes ligas. 

Todo ello no puede conseguirse sin el apoyo empresarial de inversores dispuestos a promover cambios en la industria, y contribuir a su crecimiento económico y a un mayor reconocimiento. Si el mundo empresarial aprovecha las oportunidades que ofrece la competición de videojuegos, los eSports pueden convertirse en una de las formas de entretenimiento digital más solventes y populares del siglo XXI.