Press Release  | 

The Collider analiza los retos derivados de la incorporación de la tecnología en el ámbito de la salud


  • Cataluña reúne todas las condiciones para convertirse en el próximo hub europeo de Digital Health: cuenta con cuatro de los diez mejores hospitales de España, es el punto de confluencia de grandes actores del sector y ya ha creado más de 1.500 startups incluyendo todos los sectores

  • Son datos recogidos en el primer informe de The Collider sobre Digital Health, en colaboración con el Hospital Universitario Vall d’Hebron, y que remarca las oportunidades y los retos de un sector estratégico que en el 2023 representará un mercado global de casi 200.000 millones de euros


Barcelona, 22 de marzo de 2021.- The Collider, el programa de innovación de Mobile World Capital Barcelona (MWCapital), ha presentado hoy un informe sobre salud digital, que señala los retos que genera la incorporación de la tecnología en el ámbito de la salud. El estudio también apunta a la transferencia tecnológica como una de las vías para desbloquear todo el potencial de Digital Health, un sector estratégico para España y, concretamente, para Cataluña y Barcelona. El informe lo ha presentado hoy el CEO de Mobile World Capital Barcelona, Carlos Grau, junto con el Presidente de la Comisión de Innovación de Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus, el Dr. Josep Antoni Ramos Quiroga, y el director de The Collider, Oscar Sala, en una rueda de prensa que se ha celebrado de manera telemática. La presentación también ha contado con una mesa redonda formada por el Dr. Josep Antoni Ramos Quiroga; el Dr. Manel Escobar, Director Clínico del Instituto de Diagnóstico por la Imagen (VHIB); el Phd. Cesar Velasco, Director de Innovación de Novartis Pharma; Carlos Fina, CEO de Esteve Teijin Healthcare y Luis Castillo, CEO de Psicoterapia VR.

Actualmente, el sector de la salud está muy condicionado por tres factores: el envejecimiento de la población, las enfermedades crónicas (la OMS calcula que el 75% del gasto sanitario corresponde al tratamiento de diabetes, cáncer o enfermedades respiratorias y cardiovasculares) y el encarecimiento de la sanidad. En este contexto, el papel del Digital Health, un mercado global que en el 2023 tendrá un valor próximo a los 200.000 millones de euros según la consultora Frost & Sullivan, tiene que suponer un necesario punto de inflexión.

La digitalización del sector permitirá democratizar y humanizar la atención sanitaria, tomar decisiones estratégicas basadas en datos, mejorar los diagnósticos, tener acceso a un servicio de máxima calidad al menor precio, descubrir nuevas líneas de negocio o impulsar la investigación y el desarrollo (I+D). La aplicación de la tecnología incide directamente en el sistema sanitario, pero también lo hace en otros actores como los proveedores, los profesionales de asistencia sanitaria, los pacientes y los gobiernos.

“En un contexto como el actual es especialmente importante entender las oportunidades que se esconden detrás la salud digital. La tecnología, en este caso, se orienta a solucionar deficiencias y se convierte en un aliado de cualquier sistema sanitario, sometidos durante los últimos meses a situaciones de mucho estrés a raíz de la irrupción de la Covid-19”, ha señalado Carlos Grau.

Cómo explica el Dr. Josep Antoni Ramos Quiroga, "el informe Digital Health pone de manifiesto la gran oportunidad que significa la implementación efectiva de la salud digital en nuestro entorno. Por otro lado uno de los mayores retos es la integración de datos que se generan desde los diferentes dispositivos digitales de salud a la historia clínica electrónica de las personas que atendemos en los centros sanitarios. En Vall d’Hebron estamos trabajando para que esta historia clínica electrónica integrada se convierta en una herramienta para conocer mejor la situación clínica de los pacientes, pero también los retos sociales a los que hacen frente. Es una gran oportunidad para poder tener una atención más próxima y personalizada, poniendo en el centro las necesidades de las personas".

“Sin talento no hay innovación. Y sin innovación no tendremos la capacidad de crear sistemas sanitarios sostenibles, que hoy en día están demostrando ser la columna vertebral de cualquier país. Tenemos que potenciar la investigación porque es la llave que abre la puerta al desarrollo social y económico de nuestro país”, ha asegurado Oscar Sala.

Tecnología que salva vidas

La aplicación de nuevas tecnologías en el sector de la salud está produciendo algunos cambios que afectan de manera directa al entorno del paciente, que no ha dejado de estar en el centro pero ha visto cómo se transformaba la manera de atenderlo, la capacidad de diagnosticarlo o las técnicas que se le aplican en función de su enfermedad. Un buen ejemplo es el del Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus, que ha desarrollado en los últimos años una serie de proyectos basados en nuevas aplicaciones tecnológicas como el Bloque Quirúrgico, un tratamiento pionero de Realidad Virtual por el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), la Telemedicina o el diagnóstico de alto rendimiento basada en la secuenciación masiva.

La constante evolución de la tecnología permite que los hospitales estén inmersos en un proceso de evolución para convertirse en espacios más tecnológicos, precisos, efectivos y eficientes. Los cambios se están produciendo en todo el trayecto del paciente, tanto dentro de cómo fuera del hospital, desde el diagnóstico de su patología hasta el tratamiento de la misma. La Inteligencia Artificial, la cirugía robótica, la impresión 3D, la Realidad Virtual o el reconocimiento por voz, entre otros, son ejemplos de tecnologías que permitirán mejoras transversales para que las pruebas de diagnóstico, los quirófanos o las UCIS adquieran una nueva dimensión.

Un escenario de futuro

La transformación digital del sector de la salud presenta una serie de retos que se tendrán que afrontar para conseguir plenas garantías en un nuevo escenario. Estos son los más destacados y los que se recogen en el informe:

  • Confidencialidad y seguridad de datos: Será uno de los principales debates globales alrededor del Digital Health. No solo por quien posea estos datos, sino por el exceso de información que tendrán los pacientes y por la fragmentación del sistema sanitario español por la interoperabilidad de los datos.

  • La transformación digital también es cultural: Será importante afrontar los miedos y reticencias que puedan generar los cambios que tienen que llegar. También será clave concienciar a los profesionales en las nuevas competencias y habilidades, cada vez más necesarias en la transformación de los servicios de la salud.

  • La intensa regulación del sector: Será importante ver como se regulan aspectos como la propiedad de los datos o la compra de servicios digitales. El reto es operar con marcos reguladores que todavía no están adaptados al uso de nuevas tecnologías y abordar el debate ético que plantea la tecnología y sus nuevas posibilidades.

  • Los objetivos son más importantes que la tecnología: Generar herramientas tecnológicas sin haber definido la necesidad a resolver o sin tener en cuenta las personas implicadas será un error.

  • Competencias heterogéneas: La diversidad entre las competencias digitales de los diferentes stakeholders podrá dificultar la comunicación y, por lo tanto, las relaciones de colaboración existentes y futuras. También será esencial crear un consorcio interdisciplinario en el cual estén representados todos los actores y que permita desarrollar estrategias políticas y marcos reguladores para favorecer el progreso de la transformación digital del sector de la salud a nivel regional, estatal y comunitario.

  • Nuevos modelos: Faltan instrumentos de compra y modelos de financiación híbridos para incentivar la inversión en innovación y soluciones digitales por parte de las compañías.


La incorporación de la tecnología en el ámbito de la salud también genera oportunidades a nivel económico, social e, incluso, medioambiental. Las que se incluyen en el informe son la apuesta por un modelo más colaborativo, la agilidad y eficiencia en el diseño de procesos asistenciales, la personalización extrema de los servicios de salud, la humanización de la asistencia sanitaria, la mejora del acceso a la sanidad o la creación de un sistema más sostenible.

Para analizarlo, el estudio de The Collider ha contado con la colaboración de expertos como Jaume Pérez Payarols, Director de Investigación e Innovación del Hospital Sant Joan de Déu; Xabier Tibau, strategy manager de Esteve Teijin; Paulina Cerdá, responsable de calidad de Esteve Teijin; Luis Badrinas, CEO de Barcelona Health Hub & Community of Insurance; Ricardo Castrillo, Director General de Ferrer en España; Laia Arnal, Directora del área de desarrollo de negocio del Vall d’Hebron Instituto de Investigación; Marta Príncep, socia directora de Barcelona Health Ventures; Joan Cornet, Director de European Connected Health Alliance y Director de Digital Health Transformation de AIS y Jose Marcilla, Director General de Novartis Oncology.

Un sector clave

La sanidad es uno de los sectores estratégicos de España, con un sistema sanitario basado en el acceso universal. El país, con una esperanza de vida de 83,4 años (la más elevada de la Unión Europea), también destaca por su sólido sistema de atención primaria y una desigualdad social menos pronunciada que en otros países.

A pesar de ello, el sistema se ha visto afectado en los últimos años por la crisis económica y la falta de inversión en tecnología. La creciente proporción de población que vive con enfermedades crónicas y discapacidades añade más presión sobre un sector que cada vez aumenta su gasto.

Cataluña, por su parte, reúne todas las condiciones para convertirse en el próximo hub europeo de Digital Health. Las bases del sistema son sólidas: cuatro de los diez mejores hospitales de España se encuentran en Barcelona (Hospital Clínic, Hospital Vall d’Hebron, Centro Médico Teknon y Hospital Quirónsalud) y también es el punto de confluencia de grandes actores del sector como Almirall, Ferrer, Uriach, Novartis, Sanofi, Merck, Esteve o Grifols.

En términos de innovación, Cataluña no solo destaca por su papel en el gasto de R+D (el 23,5% de la inversión de España en esta partida proviene de la comunidad, según los últimos datos del INE), sino también para ejercer de polo de atracción de empresas tecnológicas y digitales. Las startups creadas en Cataluña, sumando todos los sectores, ya son más de 1.500. En cuanto a la generación de talento, Cataluña es la comunidad con un mayor número de graduados, estudiantes de máster y doctorados en ciencias de la salud y vida.