09.10.2013

¿Qué es ‘iBeacon’ y para qué sirve?

¿Qué es

Apple apenas ha dado datos sobre iBeacon, pero todo apunta a que esta tecnología es una de las más prometedoras en el nuevo iOS 7.

Apple lo presentó casi de tapadillo, como parte de una gran diapositiva con “otras grandes características de iOS 7″. El nuevo sistema operativo móvil de los de Cupertino iba mucho más allá del cambio cosmético –radical, sí, frente a las anteriores versiones– para mencionar una tecnología que según muchos analistas podría tener un futuro brillante. ¿El nombre de esa tecnología? iBeacon.

Apple sigue sin soltar prenda. Sí se sabe, no obstante, que la base de los iBeacon es la tecnología Bluetooth Low Energy (BLE), que también está comenzando a ser aprovechado por dispositivos que se asocian a nuestros smartphones (muchos de la nueva hornada ofrecen ese soporte), tales como relojes inteligentes (así se conecta el Samsung Galaxy Gear) o pulseras de monitorización de nuestra actividad física (Zephyr HxM Smart Heart Rate Monitor).

Del mismo modo que esos dispositivos se conectan entre unos y otros, los iBeacon son una especie de testigos silenciosos de nuestro paso por todo tipo de entornos físicos. Estimote, una empresa que ya los comercializa, ofrece estas singulares “balizas” para su implantación por ejemplo en tiendas, de modo que detecten el paso de potenciales compradores. Al detectarlos, esos dispositivos pueden enviar “publicidad contextual” de la tienda, con ofertas especiales en cada momento que puedan ser de interés para los usuarios.

Las aplicaciones de este tipo de tecnologías van mucho más allá y tan solo se han empezado a explorar las posibilidades. La puesta en marcha de mapas en interiores –un terreno en el que los GPS no sirven de nada– es otra de las opciones posibles gracias a la capacidad de microgeolocalización de los iBeacons. Cada una de las balizas dispone de unas coordenadas GPS fijadas que permiten, por ejemplo, crear eventos de entrada y salida para realizar recorridos guiados, tanto en rutas turísticas como en rutas de entrada o salida a distintas partes de un edificio.

La apuesta de Apple tratará de llegar donde otras han fracasado

La utilización de Bluetooth Low Energy es singular por una circunstancia interesante: su alcance es muy superior al de la tecnología NFC. Aún cuando muchos fabricantes parecen apostar por NFC –los modernos smartphones suelen integrar dicha conectividad– una de las limitaciones es el alcance de esa señal que se utiliza para iniciar la comunicación entre dispositivos.

Así, en NFC el rango óptimo es de unos 4 centímetros, mientras que en BLE con las iBeacons el alcance puede llegar a los 50 metros, lo que la hace especialmente atractiva para algunas de las situaciones planteadas.

No son las únicas que lidian por conquistar el mercado de las “conexiones de proximidad”. Otros desarrollos como Zigbee o Z-wave han intentado capturar el interés de la industria, pero se trata de propuestas que siguen sin cuajar y que parecen palidecer tanto ante NFC como ante Bluetooth LE y los iBeacons.

Las aplicaciones prácticas de Bluetooth Low Energy, en marcha

PayPal ya ha dado su beneplácito también a Bluetooth Low Energy: hace unos días su presidente, David Marcus, presentó en el ciclo de conferencias TechCrunch Disrupt su nueva solución para pagos móviles, llamada Beacon, en clara referencia a la tecnología de nombre casi idéntico de Apple. Esta solución se conecta a los sistemas de pagos y TPVs de una tienda y a los smartphones de los compradores mediante BLE.

A partir de ese momento, explicó Marcus, los consumidores pueden pagar sin siquiera lanzar una aplicación o sin registrarse. Además, Beacon no hace necesaria la recepción GPS o una conexión telefónica: basta con la conectividad BLE. Si la apuesta de PayPal logra su objetivo, otros competidores como Stripe e incluso los desarrollos que VISA y MasterCard tienen en marcha en el terreno de los pagos móviles podían verse muy afectados.

Otro ejemplo claro de la aplicación de esta tecnología es la Major League Baseball, la liga profesional de béisbol de Estados Unidos que está siendo el primer gran campo de experimentación de iOS 7 y de iBeacons. En la aplicación oficial de la liga para usuarios de este sistema operativo existirá un sistema que permitirá guiar a los usuarios para que encuentren sus asientos, que puedan visitar puntos de interés de los estadios, o que consigan cupones descuentos o vídeos destacados de, por ejemplo, el partido en juego.

En esa opción intervendrán de forma clave los iBeacons que por el momento se implantarán en el estadio Citi Field de los New York Mets. De funcionar tan bien como se espera, otros estadios de esa liga seguirán los pasos del primero. Y por supuesto, ese primer caso de éxito probable sentaría las bases para un despliegue masivo de iBeacons en todo tipo de escenarios.